48 horas en Madrid (Día 1)

Ni se te ocurra llegar a Madrid solo de paso. La capital de España es un destino obligado en Europa. Bien valdría la pena varios días antes de sumergirte en los encantadores paisajes y pueblos del interior del país. Pero iremos por lo esencial en tus primeras 48 horas –luego querrás volver, apostamos 😉 .

Empecemos temprano. Y qué mejor forma de hacerlo que deslumbrándose en los alrededores del majestuoso Palacio Real, antigua residencia de los reyes. Como todo Palacio, los jardines contiguos son un deleite para la vista. Imperdible: los Jardines de Sabatini.

sabatini

Date tu tiempo para unas bonitas y creativas fotos. Si te sientes con energía de sobra, bordea el Palacio para tomarte unas fotografías de ensueño en la entrada de los Jardines del Campo del Moro.

Moro1

Moro2

Pero que los ojos no te traicionen. Aún hay mucho que ver, así que subamos a la Plaza de Oriente para tener una nueva perspectiva del Palacio Real y, además, observar la estatua del rey Felipe IV. Un dato curioso: fue la primera estatua ecuestre con un caballo que se sostenía solo por dos patas. Al frente, el Teatro Real.

Ya desde allí se puede ver otra joya del centro de Madrid: la Catedral de la Almudena. No te quedes con la vista de afuera; entra, da una vuelta, presta atención a los detalles. Imperdibles: la reliquia de Juan Pablo II y el acabado de la puerta lateral. Sería bueno sentarse un momento para descansar o rezar, depende de cada uno.

Almudena

Almudena2

Almudena3

Almudena4

Almudena5

Un viajero es un joven eterno, ¡así que no hay más tiempo que perder! Nos vamos a la Plaza Mayor. Aunque en el camino, tres rápidas paradas a lo largo de la Calle Mayor nos permitirán seguir respirando aire histórico.

La primera: el monumento en recuerdo de las víctimas de los fallecidos en el atentado contra el rey Alfonso XIII, quien acababa de casarse. Los reyes sobrevivieron, pero 25 personas no. Un dato poco comentado en los tours: al frente, en el cuarto piso del 284, podrás ver un ramo de flores en la ventana, el mismo lugar desde donde un anarquista arrojó la bomba. La segunda: restos de la antigua Almudena. La tercera: la Plaza de la Villa, rodeada por tres edificios históricos.

Sigamos con nuestro trayecto. Por fin llegamos a la Plaza Mayor, con sus grandes y espléndidas construcciones. Los murales datan de los tiempos de Franco. La estatua es de Felipe III.

PlazaMayor

Aunque verás a muchos turistas comiendo dentro de la plaza, el precio no necesariamente valdrá la pena. Lo que no debes dejar de probar es una bocata de calamar. Y luego aprovecha la visita al tradicional Mercado San Miguel, antes un mercado antiguo y hoy convertido en uno gourmet, que mantiene su estructura de hierro y que ciertamente atrae a mucha clientela.

SanMiguel

mercadosanmiguel2

SanMiguel2

mercadosanmiguel1

Pica por aquí y por allá, descansa un poco y, si te provoca un postre, qué mejor ocasión para compartir unos ricos churros en la chocolatería San Ginés. Un poco de dulce siempre viene bien para recobrar fuerzas.

SanGines

SanGines2

Ahora nos toca la concurrida plaza Puerta del Sol, una de las antiguas puertas de acceso a la ciudad. Si estás por ahí en Año Nuevo, escucharás las campanadas del reloj que está encima de la Casa de Correos, que da el inicio al clásico hábito de las 12 uvas. También verás que varios se amontonan en torno a una estatua. Se trata del Oso y el Madroño, una simpática obra que bien merece divertidas fotos antes de continuar el paseo.

ElSol3

ElSol4

ElSol

ElSol2

Vayamos, entonces, directo a la avenida Gran Vía para llegar a Plaza de España. En el camino, verás tiendas de todo tipo, así como teatros, cines y librerías. Imprescindible foto en el edificio Metrópolis; por ahí se presenta el musical El Rey León; están Zara, Mangos, El Corte Inglés y Primark; hay locales para todos los gustos.

GranVia

Llegamos a Plaza de España. Obligado: una buena foto con las estatuas de Miguel de Cervantes y sus famosos personajes Don Quijote de la Mancha y Sancho Panza.

PlazaEspaña

Si te ves con tiempo y fuerzas, bien valdría la pena una rápida escapada al Faro de Moncloa, majestuoso de por sí y con una gran vista de la ciudad. Precio: 3 euros. Toma en cuenta que cierra a las 19:30.

Cansados, pero felices, cerramos la caminata con una magnífica puesta de sol en el imponente Templo de Debod, una construcción del antiguo egipcio que fue entregada como agradecimiento al estado español. Tómate tu tiempo y todas las fotos que necesites. ¡Te lo mereces!

Debod_TyC

Debod2

Debod3

Como también te mereces unos tragos y las conocidas tapas (bocadillos de todo tipo) para cerrar bien el día. Malasaña te espera. Este barrio bohemio te seducirá por su innumerable cantidad de bares y cafés, y sobre todo por su espíritu de fiesta en plena calle.

Malasaña
Foto: web oficial de Turismo de Madrid.

Un barrio para recorrerlo a pie de bar en bar, y sucumbir frente a un refrescante tinto de verano (vino con gaseosa y rodajas de limón o naranja), una deliciosa sangría, un vermut, unas cañas (cervezas) artesanales y gin tonics. Un bar tradicional: La Ardosa. Pero si no eres tan hipster ni bohemio, te recomendamos San Ildefonso, un mercado con aires de street market.

SanIldefonso

¡Suficiente por hoy! Merecidos tragos. Pero no celebres en exceso, que recién es el primer día 😉

48 horas en Madrid (Día 2)

Autor: Taste&Chill

Blog con planes para salir y comer en Lima. Postres y cafés diferentes y ricos.

One thought

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s